Baterías y Percusionistas, como afrontar una grabación

La batería es, quizás, el instrumento mas complicado de captar y plasmar su sonido porque son 8 o mas instrumentos en uno. Muchas veces y sobre todo en las producciones modernas no se la suele tratar como un todo, sino como partes separadas, en la cual se potencia o discrimina la parte de la batería que se desea alejándose del sonido real de la misma; hay también estilos como el jazz , música acústica, etc… que mantienen el sonido real de la batería, por ello es muy importante trabajar el sonido en el propio instrumento.

El sonido de una batería depende de estos 4 pilares:

-La sala
-El equipo técnico
-El instrumento
-El músico,

La sala, dependiendo del estilo, podría decirse que es un 20% del sonido final: grabar en una sala con buena acústica dará un color y aire al sonido final que es muy difícil conseguir con procesadores de efectos.

El equipo técnico y humano deberá de ser el mas experimentado posible no solo en la elección de micros y previos para la grabación sino en su colocación dependiendo del estilo o la ocasión.

El instrumento deberá ser de la mayor calidad y tener un reglaje óptimo , también estará acorde con el estilo de música, no todas las baterías valen para todos los estilos. Otra condición indispensable será tener los parches en condiciones de poder sacar un sonido aceptable, no es necesario que sean nuevos, pero que no “estén machacados”. También es importante que la tornillería esté en buen estado, sin tornillos oxidados que puedan imposibilitar la afinación. Lo mismo ocurre con los herrajes y sobre todo el pedal de bombo: con la maza en buen estado y sin ruidos de cadenas (truco: simplemente usar un spray 3 en 1 para evitar estas molestias). También el sillín puede producir ruidos indeseables… ojo!!. Los herrajes donde apoyan los platos deberán tener todos sus almohadillas y tuercas.

La afinación del instrumento es muy importante , no vamos a profundizar ya que nos extenderíamos mucho, pero es bueno que aprendas a afinar la batería (hay muchos métodos en la red) , si no sabes pregunta en el estudio para que te revisen la afinación (también depende mucho del estilo que se toque). La afinación de la batería forma gran parte del sonido final.

El músico para mi es el pilar mas importante, él, con su pegada, es el que hace el 50% del sonido final: si el músico es inexperto o golpea los parches mediocremente el sonido final será mediocre.
Aquí es donde empiezan tus deberes y responsabilidades, la primera es entrar en el estudio con las cosas claras y los temas lo mas estudiados posible. Es tu obligación saber la velocidad de cada tema en bpm (beats per minute o golpes por minuto o negras por minuto) lo mismo que los guitarristas deberán saber que acordes tocan en cada momento . Es bueno que apuntes en una chuleta los templos, el tipo de compás (4/4, 3/4, 6/8) o incluso las partes que tiene, siempre es bueno tener la estructura escrita.

El metrónomo: Uno de los mayores problemas con los que me he encontrado a la hora de grabar baterías ha sido la incompatibilidad que hay a veces entre metrónomo y músico, es como una lucha de egos para ver quien sigue a quien. He tenido que escuchar de bateristas decir que el metrónomo no iba bien o que tenía fluctuaciones cuando eran ellos los que fluctuaban. Si uno no está acostumbrado o se lleva mal con el metrónomo, las tomas de batería salen imprecisas, es como si el músico estuviese esperando el golpe de metrónomo para dar el suyo. El metrónomo es el mejor amigo del batería, ensayar con el es el pan de cada día para poder tener un buen timming cuando se toque en directo y en estudio es un compañero de fatigas, que te ayuda a caminar por las canciones; no necesariamente tiene que ir todo clavado al metrónomo como si fueras un robot pero no te alejes mucho de él. En estudio se usa el metrónomo por varios motivos, el principal es para mantener un tempo constante desde el comienzo hasta el final de la canción (si es lo que se desea) , es muy feo empezar un tema a un tempo y terminar todos acelerados sin motivo, después al terminar la canción y hacer la primera escucha te da la impresión de que todo va a cámara lenta.
Otro de los motivos es poder realizar varias tomas por capas de la misma canción y coger lo mejor de cada una para editar la toma definitiva; también sirve para poder copiar y pegar un estribillo o parte que te haya salido bien en otra parte de la canción. También se pueden traer pistas de instrumentos grabados en otros estudios, así como incluir loops de percusión de acompañamiento o arpegiadores electrónicos a tu música.
No es imprescindible grabar con metrónomo, hay muchos grupos que graban sin el y mantienen un tempo y un timming bueno, también nos olvidamos del metrónomo cuando se graban temas en directo que necesitan muchos cambios de ritmo o ad libitum de toda la banda.

Cuando vayas a un estudio donde ya tienen una batería y no quieras llevar la tuya es recomendable llevar tu caja, pedal de bombo, sillín, platos y baquetas (de repuesto también) así como algún herraje que puedas necesitar, de esta manera en parte llevarás tu propio sonido en la mochila. Si llevas tu batería, el técnico puede pedirte que quites el parche de delante del bombo o incluso hay algunos que te piden que quites el parche debajo de los toms, si sabes donde te estas metiendo fíate del técnico… al contrario, huye de técnicos que te dicen “mejor grabamos con la mía que le tengo cogido el trankillo” te arriesgas a sonar como el 90% de grupos que pasen por ahí. Es bueno si deseas un tipo de sonido de batería que has escuchado en algún disco enseñes esa grabación al técnico o productor y el te podrá orientar de que tipo de caja o set completo usar, y como te puedes acercar a ese sonido, aunque a veces es difícil ya que tendríamos que tener la misma batería, el mismo estudio, el mismo técnico y lo mas difícil que tu toques la batería como él.

Para finalizar, el mejor consejo que puedo darte es que cuando entres a grabar no intentes hacer cosas difíciles , meter mas bombos de los que sabes tocar, hacer redobles que nunca te han salido bien … si lo que intentas es impresionar y mentir a las personas que escuchen tu música, te estas engañando a ti mismo, es mejor 3 golpes bien dados con pegada y buen sonido que 6 golpes “embarullados” y sin pegada, allá tu, para los que no entienden puede que les impresiones pero para los que entienden pensarán que eres un “querer y no poder”.

En un futuro, hablaremos de técnicas para grabar la batería en tu local y como hacer pre-maquetas lo mejor posible.